martes, 24 de mayo de 2011

Los Xtoles y la música maya

Xtoles es el nombre de una canción tradicional maya que generalmente cantan los niños en las escuelas de la península de Yucatán. Su importancia radica -a diferencia de la jarana yucateca que también es tradicional- en que existe una discusión sobre si puede aproximarnos a la música maya prehispánica. Demos un breve repaso. En los diccionarios coloniales aparece el nombre ah taah ix tol traducido como ‘representante’, igualmente tenemos únicamente el nombre ix tol traducido como ‘truhán, moharrache’, y también se registra el nombre ix tolil que traducen como ‘un baile de los indios’. Esto deja ver algunas cosas. Para empezar, que ix tolil era el nombre de un baile específico y que ix tol era el ejecutante de dicho baile. En la forma ah taah ix tol esto es claro ya que el primer nombre ah taah sería el genérico para referirse al ‘representante, farsante, etc.’ También hay que ver la traducción que otorgan para ix tol, en especial ‘moharrache’, ya que actualmente, o al menos hace varias décadas, la canción de los Xtoles se cantaba en el interior del estado de Yucatán para criticar de manera pícara y en tono burlesco a las autoridades de las poblaciones (Máas Collí, comunicación personal). Esto se hacía después de cantar el estribillo. En el siguiente video tenemos una versión interpretada por el Coro Universitario Estudiantil de la UNAM.

ko'one'ex ko'one'ex paale'exen
xi'ik u bin xi'ik u bin yokol k'iin
ko'one'ex ko'onex paale'exen
xi'ik u bin xi'ik u bin yáak'abtal



Enseguida reproduzco algunos párrafos muy interesantes sobre la discusión de la estructura musical de los Xtoles tomados en Rosado Ojeda (1977) que ofrecen varias ideas que valdrían mucho la pena reflexionar:

El profesor Daniel Ayala me escribe: “Transmitido de padres a hijos, ha quedado entre nosotros un solo fragmento melódico, suficiente quizá para atestiguar cómo fue la música maya: Los Xtoles, melodía que tiene visos de autenticidad y que reúne al parecer todas las características necesarias como autóctona maya, por estar basada en la escala pentafónica del tipo A, sin semitonos: Sol índice 5 (2ª línea de la pauta), Lá, Sí, Ré, Mí... Sobre esa melodía el musicógrafo Jerónimo Baqueiro Fóster ha publicado (Los Mayas antiguos, El Colegio de México, 1945) un interesante estudio, del que por su calidad excepcional reproducimos aquí los párrafos más importantes:

“En mis continuos recorridos de adolescente por las tierras campechanas, yucatecas y de Quintana Roo, interrogando no sólo a los músicos instruídos, sino aun a los naturales de las ciudades, pueblos y aun a los solitarios de la selva, aprendí de oído, escuchándolas de viva voz, acompañadas con percutores impropios y hasta con el solo chasquido de las palmas de las manos, versiones [de Los Xtoles] diferentes entre sí sólo en detalles mínimos...”
La escala musical del aire de Los Xtoles es de sólo cinco sonidos, sin semitonos, esto es: una escala pentáfona considerada como la más antigua del planeta...
Su extraña dulzura, austera y noble, se debe a la carencia de semitonos, y la tristeza a las notas largas que determinan sus períodos, que los indios cantan en disminuyendo.
En 1925 llegué a la conclusión de que esta melodía era armonizable con sus propios elementos, es decir, con los dos únicos acordes de tres sonidos que, por terceras superpuestas, aparecen en estado fundamental sobre los grados primero y quinto de su escala.”

Esta discusión también existe para una obra de la región maya quiché: el Rabinal Achí. En palabras de Francisco Monterde (1995) el Rabinal Achí es una obra teatral que “se representó periódicamente a lo largo de tres siglos que duró el dominio de España en esa parte del continente americano”. De acuerdo con Luis Cardoza y Aragón (1998) “el total carácter pagano del ballet-drama lo volvió clandestino, hizo que se sintiera perseguido, que lo fuera, que se tornara secreto”. Esta obra se descubrió en Rabinal, Guatemala por el abate Charles Etienne Brasseur de Bourgbourg (1814-1874). Su estructura no se asemeja con la del teatro español de aquella época. La obra publicada contiene las partituras de la música, puesto que, como indica Luis Cardoza y Aragón (1998), “Brasseur la hizo anotar durante la representación [el 20 de enero de 1856] por un maestro de capilla… y por el mejor de sus alumnos…” Abajo se presenta un par de videos sobre esta obra. El primero es una explicación de la estructura y contenido de la obra y cómo se representa actualmente. El segundo video es la representación actual del Rabinal Achí que tuvo lugar en el Desfile Folklórico de la Feria 2008.




Para mayor información consulta el artículo ¿Una música maya prehispánica? Incursiones a la arqueomusicología de Matias Stöckli donde encontrarás de manera sistemática y detallada la discusión sobre la música maya. Algunas ideas que conviene considerar, de acuerdo con este investigador, se reproducen a continuación:

La música que se toca en determinado momento histórico en un instrumento dado, representa, por lo general, solamente una selección de la totalidad de sus posibilidades acústicas. Por otro lado, la riqueza inventiva y combinatoria musical de la mente humana altera y sobrepasa a menudo los conceptos e intenciones que originalmente llevaron al diseño y la manufactura de un instrumento.
Este potencial simultáneo de plusvalía y minusvalía que una cierta música realiza en un instrumento impide trazar una relación directa y lineal entre instrumento y música y por lo tanto, reconstruir una música sin nada más que el instrumento como fuente de información.
Entonces, aún tratando de reconstruir de modos experimentales la música que se tocaba por medio de un artefacto sonoro relativamente sencillo, digamos, por medio de un silbato de uno o dos agujeros de digitación, no vamos a tener nunca ni el placer ni la certeza de haber identificado las reglas del juego original.
Entonces, ¿qué reconstruir? ¿Y cómo? Buscar, bajo ciertas condiciones adicionales, una práctica musical indígena contemporánea que suene lo menos europea posible, es tal vez un camino viable. A este respecto, dos observaciones previas: si tratamos de identificar un estilo musical con características poco europeas, entonces, la música que acompaña el famoso Baile del Rabinal Achí no sería un mal punto de partida. Otro ejemplo es la música del Baile de Ma’Muun, que grabé hace poco en Santa Cruz Verapaz (Alta Verapaz), en el área poqomchi’. Esta danza está vinculada con el Rabinal Achí no solamente por el conjunto instrumental acompañante, compuesto por dos trompetas de distinto tamaño y un tun (tambor de madera), sino también ciertos rasgos de su trama. Por lo tanto, parece bastante seguro asumir orígenes prehispánicos también para el Baile de Ma’Muun. Con respecto al instrumental, la combinación de varias trompetas (con o sin tambor acompañante) está confirmada por numerosas fuentes pictóricas mayas del periodo clásico maya, que además representan a menudo contextos danzarios, mientras que la primera referencia segura a los orígenes prehispánicos del tun maya proviene, hasta la fecha, de la época inmediatamente posterior a la conquista.


Rosado Ojeda (1977) ofrece una explicación sobre la notación de la música y de los cantos mayas, de su estructura y del patrono de la música para los mayas yucatecos:



Según el Manuscrito Chi tenían los mayas ciertos cantos en metro, escritos en jeroglífico. Eligio Ancona cree también que los cantos con que acompañaban las danzas religiosas estuvieron compuestos mediante un género de metro amoldado a aquella música. Es de suponer, de todas maneras, que la música de que tratamos, a semejanza de la de todos los pueblos antiguos, fuera esencialmente rítmica. Pero el ritmo entre los mayas, como en la mayoría de las poblaciones amerindias, fue muy rico; no así la melodía, poco variadas y de una modalidad que a nuestro oído occidentalizado resultaría melancólica y lúgubre. En esto están de acuerdo los cronistas que la escucharon a raíz de la conquista española. La influencia central de México, no hay que olvidarlo, se dejó sentir también en la música en los últimos tiempos de la civilización maya yucateca. “En su gentilidad y ahora -dice Cogolludo- bailan y cantan al uso de los mexicanos”. Su creador o su más grande perfeccionador dícese que fue Ah K’in Xok, quien goza fama de haber sido un gran músico y cantor y a cuya muerte habríase convertido en dios de la música.


Una excelente descripción de primera mano sobre la música maya en contexto sociocultural la otorga Antonio de Ciudad Real en su Tratado curioso y docto de las grandezas de la Nueva España:

Los indios del Acandón... sírvense de muchas canoas para salir a cazar... y a capturar todos los hombres que pueden, así indios como españoles y negros, para sacrificarlos a sus ídolos; ...y después que los han engordado los sacrifican con danzas, mitotes y bailes.
...de día los sacaban por el pueblo con unos cascabeles a los pies y los regalaban y daban muy bien de comer y les procuraban hacer fiestas, pero de noche los volvían a la cárcel... hasta que llegado el día del sacrificio sacaban a matar uno y otra vez otro, y así habían ya sacrificado algunos de los diez atrás referidos; y quedando ya muy pocos, y entre ellos un indio hábil y buen cristiano... llegado el día en que había de morir le sacaron de la cárcel, y llevado al mitote y baile comenzaron su fiesta; quiso su ventura o ordenólo así Dios, que el que estaba tañendo el teponastle, que es un instrumento de madera que se oye media legua y más, erró el golpear y el compás de la música, y teniendo esto por agüero y mala señal el sacerdote de los indios mandó que no pasase la fiesta adelante ni se hiciese por entonces el sacrificio y que muriese el tañedor que había hecho aquella falta...

Referencias
Calepino de Motul
1995 Edición de Ramón Arzápalo Marín, México: UNAM, IIA, 3 tomos.

Ciudad Real, Antonio de (1993) Tratado curioso y docto de las grandezas de la Nueva España. Edición de Josefina García Quintana y Víctor M. Castillo Farreras. IIH-UNAM, México.

Monterde, Francisco (1955) Teatro Indígena (Rabinal Achí). Biblioteca del Estudiante Universitario. México.

Rabinal Achí. EL Varón de Rabinal. Ballet-drama de los indios quichés de Guatemala. Traducción y Prólogo de Luis Cardoza y Aragón. Editorial Porrúa. 1998.

Rosado Ojeda, Wladimiro (1977) “Tipo físico, organización social, religiosa y política, economía, música, literatura y medicina”. En: Enciclopedia Yucatanense. Tomo II. Época maya. Edición Oficial del Gobierno de Yucatán. México DF.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cómo referir páginas web y documentos electrónicos (Mexicon-Style)

En el texto, utiliza las páginas web y los documentos electrónicos como fuentes publicadas:

Paz Ávila (2005); Ordóñez Sosa (2010)

En las referencias citadas utiliza el siguiente formato:

Ordóñez Sosa, Rodrigo E.
2010 La literatura comprometida. Documento electrónico, http://www.winaqbahlam.blogspot.com/, [3 de mayo, 2011]

Paz Ávila, Lillian
2005 La moda europea y su influencia sobre el terno yucateco durante el siglo XIX. Documento electrónico, http://www.mayas.uady.mx/articulos/terno.html, [5 de mayo de 2011]